Ir al contenido principal

Exóticas fragancias púrpuras

En este vertiginoso mundo en el que cada día afrontamos los vaivenes propios en la vida de un simple y convencional mortal, es de recibo que en demasiadas ocasiones la imaginación cobre un serio protagonismo para sustituir por un instante a la dura realidad que a veces nos rodea. Los sueños, las ilusiones, todo lo que uno  quisiera ver materializado y que es empresa algo menos que imposible, se hace palpable gracias a la imaginación y a historias del celuloide como la que hoy les presento. El maestro de las comedias absurdas con tintes surrealistas, Woody Allen, estrena en 1985 "La rosa púrpura del Cairo". Con la melodía ensoñadora de "I'm in heaven" sonando al principio y final del film, nos vamos adentrando con sumo placer en ese mundo onírico en el que la protagonista se deleita cada vez que se sitúa delante de la gran pantalla, no dejando margen para que ni un atisbo de realidad pueda perturbar su maravilloso sueño. Alternando el blanco y negro con el color a la vez que personajes reales e ilusorios, Allen nos lleva más allá de lo que podemos imaginar, haciendo posible lo imposible, homenajeando de esta manera a la que es en sí la mayor de las virtudes del séptimo arte, dejándonos empapar por ese halo mágico de una oscura sala de proyección donde la sensación de que todo puede pasar es de una intensidad abrumadora cuando nos aposentamos en la butaca y empiezan a fluir los primeros fotogramas. Protagonizada por Mia Farrow (Cecilia), ex-mujer y musa del gran cineasta, y un desdoblado y brillante Jeff Daniels (Tom Baxter), y escrita por el propio Woody Allen, obtuvo una nominación a un Óscar al mejor guión y ganó dos premios BAFTA a la mejor película y guión, y un Globo de Oro al mejor guión. En boca del propio Tom Baxter, la vida es demasiado corta para ponernos a pensar que es lo verdaderamente real o ilusorio. Desconecten por unos momentos de la realidad y suban a este cielo desde donde todo se ve de un color diferente, y conozcan la filmografía de su director pinchando en el cartel.



Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal