Ir al contenido principal

Sopas sin aditivos

En estos tiempos duros que ahora vivimos nos es ya muy familiar escuchar, o leer, por los numerosos medios informativos que a cada momento nos bombardean: tasas de paro intolerables, guerras absurdas inventadas en favor de siniestros intereses, o una retahíla de corrupciones en la clase política que sacarían de sus casillas al más indolente de los ciudadanos. Lo verdaderamente curioso es que esto no es nuevo, estas circunstancias y embrollos tan lamentables han venido ocurriendo  desde que el hombre es hombre a lo largo de su muchas veces retorcida y abominable historia. El film que hoy les vengo a proponer retrata, o parodia mejor dicho, la sociedad de los años 30, que bien podría reflejarse en nuestro maltrecho y deslavazado siglo XXI. "Sopa de ganso" es uno de los trabajos cinematográficos más conocidos de los hermanos Marx,  junto a "Una noche en la ópera". Una sátira en toda regla de los abusos de poder, la imposición de normas por inspiración divina, lo caóticamente ineficaz de algunas diplomacias y sus temidas y catastróficas consecuencias. Todo ello transmitido con el más sutil de los surrealismos, que hace a esta película tan especial. Groucho, junto a sus hermanos Chico y Harpo y una insustituible Margaret Dumond, nos adentran en un mundo donde lo absurdo es llevado a su extremo más desternillante a través de una serie de gags que sólo ellos podrían haber puesto en escena. Dirigida por Leo McCarey, un especialista en comedias en esta época, y estrenada en 1933, la película no es bien acogida por la crítica, lo que conlleva un fracaso también en taquilla. Fue tildada de no tener un personaje al que proferir simpatías, pues tanto unos como otros entraban y salían de un bando y de otro, característica por otra parte fundamental de muchos de los films de estos geniales hermanos y que más tarde, como todos hemos podido comprobar, se vería en gran medida recompensada. En la imagen podrán acceder a un blog dedicado a estos geniales cómicos, de uno de cuyos títulos hemos tomado nuestro nombre. Disfrútenla.




Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.