Ir al contenido principal

Los misterios del subconsciente

Cuando nos adentramos en el fascinante y complejo mundo de la mente humana, uno de los personajes que con más viveza nos llega a la memoria es Sigmund Freud. Este eminente y controvertido científico vienés fundó las bases del psicoanálisis en el siglo pasado, siendo apodado acertadamente como el padre del mismo. Uno de sus trabajos más célebres es el del tratamiento a través de métodos hipnóticos de traumas psíquicos, donde el subconsciente pasa a ser una herramienta clave para poner de manifiesto el origen del trastorno mental. La interpretación de los sueños es la base del psicoanalista para descifrar los enigmas que encierra nuestra mente, y el trance a que el paciente se somete sitúa al subconsciente en ese diván imaginario listo para ser analizado. A colación del reciente estreno el pasado año de "Un método peligroso", en el que un magnífico Viggo Mortensen interpreta a un Sigmund Freud deliberadamente visceral, hoy les vengo a recomendar, cuando se cumplen 50 años de su estreno, otra vertiente de este afamado personaje en "Freud, pasión secreta". Dirigida por John Huston, con un convincente Montgomery Clift en el papel protagonista, recrea la vida del ciéntífico entre 1885 y 1890, cuando la medicina se negaba a ver como una posible enfermedad a la histeria y el método hipnótico de Freud empezaba a revelarse como una posible cura. El film trata también la polémica teoría de Freud acerca de la sexualidad infantil perversa, el complejo de Edipo y sus consecuencias en la edad adulta. El rodaje no estuvo exento de inconvenientes en torno a la figura de Clift, el cual estaba enfermo día sí y día también y cuya motivación en el desempeño de su trabajo era poco más que anecdótica. Aun así, el actor consiguió interpretar un papel excelente y la película fue un éxito de público y crítica. Acompañado de una también excelente Susanna York, obtuvo una nominación al Oso de Oro en Berlín. Podrán conocer la filmografía y un resumen de la carrera de su mítico director pinchando en el cartel. Acomódense en el diván y saquen fuera todo lo que les incomode.



Charlie 72      

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.