Ir al contenido principal

Las puertas de la percepción

"If the doors of perception were cleansed, every thing would appear to man as it is: infinite" ("Si las puertas de la percepción fueran depuradas, todo aparecería ante el hombre tal cual es: infinito"). Este poema de William Blake es el inspirador del nombre de una de las bandas de rock psicodélico que más han influido en la creencia de que la música pueda llegar a ser mucho más que un mero entretenimiento auditivo para convertirse en una especie de espiral mística, donde los sentidos cobran un total protagonismo. Nos referimos a The Doors". El grupo empieza a tomar forma en las playas de Venice en 1964, donde un jovencito aficionado a los poemas llamado Jim Morrison se encuentra con un antiguo compañero de universidad fanático del blues y el rock, Ray Manzarek, que queda impresionado con la interpretación de Morrison al cantar uno de sus poemas. Más tarde se unirían a ellos Robby Krieger (guitarras y armónica) y John Densmore (batería y percusión), que conformarían definitivamente la mítica banda. La psicodelia, base imperativa del sonido "Doors", viene en gran medida sustentada por el piano Fender Rhodes de Manzarek, que con la mano derecha extraía esas melodías, punto de ebullición del éxtasis hechizado que desprenden muchos de sus poemas musicados, y con la izquierda hacía las veces de bajo, al carecer la banda del mismo. Por otra parte, el protagonismo insultante de Morrison en la carrera de este grupo y su controvertida e intensa vida y no menos confusa muerte en 1971, bien merecen una entrada dedicada exclusivamente a él. Arriba les dejo con un film biográfico del grupo, dirigido por Oliver Stone y protagonizado espléndidamente por Val Kilmer en 1991, que fue tachado por los propios Doors de no ceñirse a la realidad y de presentar a Morrison como a un auténtico psicótico, y que podrán ver pinchando en la imagen. Juzguen ustedes mismos. También pueden ver  a Morrison y  los suyos en acción en un concierto grabado en Julio de 1968. Disfruten.



Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal