Ir al contenido principal

Engranajes agresivos

En estos tiempos convulsos, en los que los que más tienen se aferran cada vez con más fuerza a sus cada vez más ingentes cuentas bancarias a costa de los que les han llevado con sudor y lágrimas a esa posición privilegiada, y emplean toda su artillería monetaria para que su ya desbocado tren de vida continúe más desbocado aún, manipulando a gusto cada hilo de esta explotadora y deshumanizada maquinaria a la que dan el nombre de progreso; no podemos más que recordar una de las grandes obras cinematográficas del genial Charles Chaplin, "Tiempos Modernos". Estrenada en 1936 y dirigida, escrita y protagonizada por él mismo, nos introduce a su manera en un mundo de miseria, desesperanza y angustia, donde las clases más pobres son meras marionetas al servicio de una sociedad creada específicamente para que las grandes fortunas de unos pocos crezcan tanto como el hambre y la miseria de muchos. La película fue prohibida en Alemania e Italia, dos elementos vitales del fascismo de la época que veían en el film una amenaza comunista en toda regla; a su vez también fue vetada en la Unión Soviética, ya que dejaba entrever una crítica más que evidente a su mitificada producción económica. Al gran "Charlot" le acompaña una bellísima Paulette Goddard en esta desenfrenada carrera de subsistencia, que el gran cómico sabe interpretar de tal manera que el espectador acaba desternillándose a la vez que él atornilla las implacables tuercas de una maquiavélica cadena de montaje. Todo ello sugiriéndonos sutilmente cuán ínfimo  valor  le corresponde a cada obrero en su condición de ser humano, pero haciéndonos ver que siempre hay un atisbo de esperanza al que debemos recurrir. Esta última aparición de Chaplin en la gran pantalla no obtuvo ninguna nominación al Óscar, lógico por otra parte, si vemos el contexto político-social en el que se desarrolla. A caballo entre el cine mudo y sonoro, la música, voces y también el ruido demoledor de las máquinas provienen de unos altavoces exteriores. Descarguen su stress laboral y relájense con esta maravilla del séptimo arte y pinchen en el enlace para leer un excelente artículo que la disecciona a la perfección.




Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

Live and alive: Grandes directos de la historia (I)

A estas alturas, cada vez que sé que alguno de mis artistas favoritos publica disco en directo, lo mínimo que puedo esperar es que me sorprenda, que aporte algo diferente a lo ya disfrutado en disco, que sea cuanto menos un retrato lo más crudo posible y con los menores aditivos de lo que en verdad es y de cómo vive él, o ella, o ellos, las canciones en el momento presente, cuál es su significado real y si coincide con el que yo tengo en mente. La vida va cambiando, las personas también y los sentimientos… Bueno, a esos mejor dejarlos en paz, que bastante tienen ya con sus propios vaivenes. Por eso cuando (re)escuchas algunos de los discos que han retratado a alguien en un momento concreto y especial de su carrera de la mejor manera posible (a tu entender, claro) vuelves a colocarlo en la primera línea de tu discoteca y le das otra vuelta, si es que eso es posible, a todas esas melodías y arreglos que salieron una vez de un alma en vena, que no en pena, para instalarse en tu corazón y…