Ir al contenido principal

Un tándem perfecto

El éxito de muchas formaciones musicales, el logro de esa gloria efímera tan deslumbrante como improbable y el postrer encumbramiento a ese privilegiado podio  de estrella del rock, sólo está reservado para ciertos personajes que nacieron ya con un caché difícilmente superable por el resto de los mortales. Si a este talento innato se le añade otro de igual calado, la complementación de ambos nos da un resultado exponencialmente superior. José María Sanz (Loquillo), tiene la suerte de conocer, o viceversa, a Sabino Méndez a finales de los 70, formando Loquillo y Los Intocables en 1980, que graban un disco y varios singles. El lapsus de tiempo que comprende el servicio militar de "El Loco", da como resultado la desintegración del grupo; aun así el gran Sabino, guitarrista y compositor de la mayoría de las canciones, decide buscar nuevos músicos para la que sería la formación definitiva que los convertiría en "rock'n'roll stars". Nos referimos como no, a Loquillo y Trogloditas, banda en la cual alcanzaron la gloria y, según cuenta alguno de sus miembros, también el infierno a causa de la droga que más carreras truncó en los 80, la heroína. A finales de esta misma década, los baños de masas son habituales en sus conciertos y los bares nunca cierran para ellos, como narran en alguna de sus letras. Pero la vorágine del rock and roll pasa factura y Sabino decide dejar la banda tanto por diferencias con el resto de componentes como por su adicción  a la heroína. El grupo permanece unido 25 años pese a las idas y venidas de algunos de sus miembros, hasta que en 2007, tras el abandono del último componente troglodita y con 14 discos a sus espaldas, "El Loco" decide prescindir definitivamente de ese apelativo. La fuerza , la actitud, la rebeldía encima de un escenario del señor Sanz, junto a Sabino, un prodigioso talento a la hora de componer, es lo que han hecho que Los Trogloditas fueran una de las mejores bandas de rock de este país, sin menospreciar ni mucho menos al resto de músicos que componían la banda. Aquí les dejo una entrevista en la que nos cuentan las venturas y desventuras de la gente que vive el rock and roll.



Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal