11 ene. 2012

Despropósitos naturales

La probabilidad de que un plan salga bien o mal depende de muchos factores. Principalmente de la dificultad del mismo, pero sobre todo de quién o quienes se dispongan a ejecutarlo. No hay mayor equivocación que seleccionar candidatos erróneos para llevar a cabo nuestras empresas, por muy sencillas que éstas parezcan a priori. La película que hoy les vengo a presentar trata precisamente de ese cúmulo de despropósitos que consciente o inconscientemente dan al traste con un, en principio, sencillo trabajo. Les hablo de "Fargo", sexto trabajo de los hermanos Coen, que retratan a modo personalizado una historia en la que, como suele decirse, ningún guionista hubiese puesto ni quitado ninguna coma. La trama, que se va enmarañando a pasos agigantados y acaba en devastadoras consecuencias para los protagonistas, les viene como anillo al dedo a los Coen, muy dados a relatos de desastres en cadena. Una historia trágica con trasfondo de comedia  irreverente, donde el humor negro hace de hilo conductor a unas pautas de comportamiento tan despiadadas como cómicas. Destacar principalmente el trío que conforman Willian H. Macy (Jerry), un vendedor de coches de segunda mano, tímido y apocado, Steve Buscemi (Carl) y Peter Stormare (Gaear), dos incompetentes mercenarios contratados por el anterior para secuestrar a su esposa. Y, cómo no, una sagaz, tranquila y desenfadada sheriff embarazada de siete meses, encarnada por una brillante y genial Frances McDormand (Marge), ganadora de un Óscar a la mejor actriz, al que habría que sumar siete nominaciones más y otro al mejor guión para los hermanos Coen, Joel y Ethan. A veces los planes que pueden salir mal, salen peor. Compruébenlo, y si quieren, entérense de algunos datos interesantes sobre la película pinchando en la imagen.

Charlie 72