22 dic. 2011

La placidez de nuestras conciencias

Llega el tiempo de la paz en la tierra, de la fraternidad imperiosa, de las necesarias y fugaces obras de caridad, de todo lo concerniente a que cambiemos en un instante el chip de ciudadanos a los que la vorágine de una sociedad deshumanizada ha engullido con sus terribles  fauces hace ya demasiado tiempo. Llega, señores, en definitiva, el tiempo de la Navidad. Por este motivo quiero recomendarles, cuando se cumplen 50 años de su estreno, el visionado de "Plácido", con la dirección de uno de los más grandes genios del cine español, D. Luis García Berlanga, y con guión de Rafael Azcona y el propio Berlanga. Un guión elaborado con la sutileza necesaria para que las tijeras de la censura no impidiesen que el mensaje principal que se quería transmitir llegase íntegro al espectador. Éste no es otro que la doble moralidad de una sociedad mezquina e hipócrita, para la cual lo fundamental son las  apariencias, donde la pobreza molesta pero a su vez  a nadie interesa erradicar, donde con el lema de "siente un pobre a su mesa" las conciencias quedan impolutas en una farsa de campaña navideña a la que Berlanga le da su toque tragicómico con actores esenciales de la escena del momento como Cassen, Jose Luis López Vázquez, Elvira Quintillá y el gran Manuel Alexandre. Humor negro, mordacidad y esperpento, todo ello para satirizar una sociedad que quizá no diste mucho de la nuestra. Fue nominada al Óscar a la mejor película extranjera, y seguro que muchos de ustedes pensarán al verla que se lo merecía. Si pinchan en la imagen podrán leer un breve y fenomenal estudio sobre la obra de este gran director, un texto más que recomendable. Disfrútenla y pasen unas felices fiestas.



Charlie 72