Ir al contenido principal

La felicidad y sus accesorios

Siempre que acudimos a encontrarle una respuesta clara, nítida, sin recovecos ni arquetipos que nos desvíen de lo que verdaderamente queremos hallar, a la pregunta tan ambigua como concreta de "¿qué es la felicidad?", solemos despegar de inmediato los pies de este suelo terrestre y a veces demasiado embarrado, en un intento casi involuntario de buscar ese estado tan volátil como efímero en condiciones de vida, situaciones económicas, estados emocionales, etc., que curiosamente casi nunca casan con nuestra tantas veces desilusionada existencia.
Muchas veces nos paramos a pensar acerca de nuestra propia felicidad, pero pocas veces lo hacemos con respecto a la de los demás, aunque paradójicamente estén tan relacionadas la una con la otra. Cuando experimentamos o recordamos momentos felices, entramos automáticamente en un carrusel de sentimientos que otras personas nos produjeron para que necesariamente nosotros llegásemos a ese estado de bienestar total. Por lo tanto es lógico pensar que nuestra felicidad depende de los demás y a su vez, la de los demás depende de nosotros.
Cuando se trata de alcanzar ese estado supremo, la sensación de correr en pos de un intangible fantasma es en muchas ocasiones la más común, y la que todos inconscientemente percibimos. Esto tanto es así porque nuestro "yo", es el primer y mayor obstáculo para alcanzar la felicidad, e intrínsecamente sabemos que poco podemos hacer para oponernos  a sus caprichosas y banales circunstancias, que son en definitiva las que nos desviarán de ese camino de rosas siempre tan anhelado, y nos impedirán por tanto elegir el  correcto.
Respecto a lo anteriormente expuesto podemos concluir que para llegar al estado de felicidad total deben darse estas dos premisas:
-El apoyo moral y emocional que los demás deben aportarnos, y a su vez el que nosotros debemos aportarles a ellos.
-Y el ser tan intransigente como inflexible con nuestro propio "yo", para que podamos paladear las pequeñas cosas cotidianas, y elegir lo verdaderamante importante.



Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal