18 nov. 2011

Humanoides muy humanos

El futuro está lleno de todo lo que podamos imaginar. Esta sería una de las razones para que muchos autores literarios que buscan en él una vía hipotética pero bien orientada de sucesos en la actualidad impensables, den rienda suelta a una imaginación ansiosa de  acontecimientos fantásticos, los cuales al lector o, en este caso, espectador, fascinan de  manera evidente. De la novela de Philip K. Dick nace en 1982 de la mano del afamado Ridley Scott "Blade Runner", un film futurista donde se nos presenta el tan traído y llevado tema de la rebelión de la tecnología creada por el hombre, la incertidumbre inquietante de no saber o no poder poner los límites necesarios que la ética o las normas establecidas estipulan como imprescindibles para salvaguardar la integridad de la especie humana. Aparte de ensimismarse en estas cuestiones, el espectador se verá absorbido por la atmósfera creada por Jordan Cronenweth, responsable de la fotografía, donde los efectos visuales de los anuncios de neón en una ciudad sombría y lluviosa, más una maravillosa y onírica banda sonora a cargo de Vangelis, hacen de esta película algo tan especial. Destacar el papel principal de Harrison Ford (Rick Deckard), policía encargado de eliminar a los replicantes Sean Young (como Rachel), encarnando el prototipo de la mujer perfecta, una jovencísima y magistral Daryl Hannah (Pris) y Rutger Hauer (Roy Batty), que interpreta al líder de  los replicantes cuyo monólogo final no deben perderse. Obtuvo el Oscar a la mejor dirección artística y a los mejores efectos visuales en 1983. Pichando en la imagen podrán verla.


Charlie 72