Ir al contenido principal

Lo glamuroso de la sencillez.

  
Imaginemos por un momento a alguien sencillo, con un carácter afable, espontáneo, con cara angelical, innovador y con esa bendita despreocupación que nos da la juventud. Podríamos estar hablando perfectamente de Audrey Hepburn. Un look aparentemente improvisado y casual, combinado con un semblante dulce y arrebatador, son la clave para descubrir el éxito de este mito del séptimo arte. Audrey Kathleen Ruston nace en Ixelles (Bélgica) el 29 de Mayo de 1929. Siendo una niña sus padres se divorcian y ella marcha a Holanda, donde vive en primera persona los horrores de la guerra. Estudió piano y ballet clásico y hacía pequeñas actuaciones con las que ayudaba económicamente a la resistencia. Años más tarde diría: "El mejor público que he tenido, no hacía ni un solo ruido al terminar mi actuación". En los 50 comienza su carrera como actriz con producciones musicales como "High Button Shoes" y "Sauce Piquante", pero es en 1953 cuando la fama se revelará como su más fiel aliada en el film de Willian Wyler "Vacaciones en Roma", por el que obtendría el Óscar a la mejor actriz. Después vendrían hoy ya clásicos maravillosos como "Sabrina", "Historia de una monja", "Desayuno con diamantes", "Charada", "My fair lady", "Sola en la oscuridad" y otros tantos éxitos hasta completar una filmografía de 29 apariciones en la gran pantalla. En 1993 una larga enfermedad acaba con su vida a la edad de 63 años. Nadie como Audrey, incansable colaboradora de UNICEF, para recordarnos que la humildad no está reñida con el glamour.

                            

Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal