Ir al contenido principal

On Track

Ya sabéis cómo está está panorama musical de la televisión en nuestro país. Salvo en alguna honrosa excepción (derivada de Radio 3, por supuesto), los únicos comentarios que podemos hacer sobre el tema están llenos de palabras malsonantes e inevitables comparaciones con otros reinos a los que envidiamos y admiramos por su respeto al género, además de por su originalidad a la hora de introducirlo en sus parrillas de programación.
La invitación de hoy es un ejemplo de los más demoledores, que lejos de hacer leña del árbol caído, lo convierten en serrín de grano fino. Se trata de "On Track", un programa que se emite en el Channel 4 del Reino Unido (no es como el Cuatro de aquí, no).
"On Track" es un programa musical emitido desde los famosos estudios Metrópolis de Londres, donde el artista o banda invitada tiene tres horas para grabar en vivo tres canciones, entre ellas una inspirada versión de su tema favorito, en una única toma y directamente a disco de vinilo. Todo el proceso de creación, desde la preproducción, pasando por las sensaciones de los artistas a lo largo de la sesión, hasta el diseño de la portada del vinilo por el intérprete, es lo que el programa refleja en sólo 15 minutos. No se puede dar más en menos tiempo. Sencillamente alucinante.
Sirva como ilustración el cover del "Sweet Disposition" de los Temper Trap que regaló Ellie Goulding en el primer episodio, que he seleccionado no sólo por su extrema calidad, sino por ciertas vinculaciones emocionales compartidas (V.E.C.) con personas importantes para mí.




En este enlace podéis ver este episodio al completo


Es el primero de doce programas como doce soles, mientras está cerca la segunda temporada. Expresiones como "la polla" o "la hostia en vinagre", que suelo utilizar para adjetivar lo que se me presenta como grande, en esta ocasión se quedan cortas para abarcar mi respeto hacia este evento. Por si fuera poco, y cuando ya estás al límite de tu capacidad de recibir sorpresas, caes en la cuenta de que está patrocinado por SEAT. Ya podían patrocinar algo así por aquí... ya podían.


El Rey Lagarto

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.