Ir al contenido principal

Silbidos lejanos






Si ya el visionado de películas mudas nos hace emocionar sin haber escuchado ni una sola palabra de boca del actor, derivadas éstas a pobres subtítulos, ni tampoco un solo acorde exceptuando las notas inherentes de acompañamiento del respectivo piano, cuánto hemos ganado con el cine sonoro y con ilustres protagonistas de sus bandas sonoras como el que nos acompaña hoy,  el gran compositor D. Ennio Morricone. Nacido en los años 20, su carrera comienza en la década de los 60, donde se crea un hueco en el mundo de los grandes compositores gracias  a los "spaguetti westerns", aunque fuera de este género le debemos maravillas tales como "Dias del cielo", "La misión" o "Cinema Paradiso". Su buena relación con grandes directores del western es evidente, y más en concreto con Sergio Leone, siendo éste compañero suyo de colegio y cuyas colaboraciones fueron sin duda las de más aclamación popular, con títulos como "El bueno, el feo y el malo", "Por un puñado de dólares", etc. Con más de 500 obras en su haber, es reconocido también por su valentía al emplear instrumentos poco ortodoxos, que a la postre le darían la razón como a todos los grandes genios. Aún en activo, recibe su último premio en 2010 hasta el momento, en Suecia, el "Polar Music Prize". Nunca una banda sonora nos hizo emocionar tanto y tan bien.




Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal