Ir al contenido principal

Bravos, bravísimos.

En 1965 empieza a forjarse la leyenda de cinco jovencitos que inician una carrera plagada de éxitos con el nombre de Los Bravos, a raíz del encuentro en una discoteca de Mallorca de Los Sonor y Mike and The Runaways. El nombre les viene según fuentes populares por la aclamación del respetable en un programa de radio llamado "El Gran Musical", donde se coreaba el típico "bravo", "bravo"; otras teorías argumentan que la compañía tenía decidido el nombre hacía tiempo. La voz inconmensurable del vocalista alemán Michael Volker Kogel, conocido popularmente como Mike Kennedy, fue una de las principales bazas del grupo para exportar sus temas al extranjero y asegurarse un éxito de sobra merecido. Su tema más conocido, "Black is Black", alcanzó el número 2 en las listas inglesas y el número 4 en las de Estados Unidos. Otros grandes éxitos fueron "Bring a litle lovin", o "La moto", ésta última motivo de polémica con otro de los grupos del momento, Los Pasos, canción que se disputaron ambos grupos hasta que Los Bravos consiguieron enganchar al respetable con su versión. Según declaraciones de miembros del grupo, ellos no tocaban en las grabaciones realizadas en Londres, debido a las normas impuestas por los sindicatos de músicos ingleses, y no porque la calidad musical de los miembros del grupo fuese inferior, ni mucho menos. En 1968 se suceden  dos acontecimientos claves para el futuro del grupo: el suicidio del teclista Manolo Fernández y la marcha de Mike Kennedy, que sería sustituido por Bob Wright y más tarde por Anthony Anderson. Los cinco Bravos no nos dejan otra alternativa que la de seguir coreando su nombre.






Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.