7 jul. 2011

Órganos vitales



Un tipo llamado Laurens Hammond, nacido en Illinois en 1895, es el culpable de que hoy en día podamos disfrutar del sonido característico de este instrumento singular y se podría decir que único, ya que aun existiendo otros con distinto nombre e igual tecnología como por ejemplo el Leslie, para los entendidos, el hammond suena de una forma especial. Don Leslie, que adquirió en sus inicios un hammond, quedó decepcionado al comprobar que no alcanzaba los registros de uno de tubo, lo perfeccionó y en 1940 sacó al mercado el famoso Leslie, que resultó ser un duro competidor frente al hammond. Su creación se produjo  a raiz de la necesidad de obtener un órgano barato, ligero y que imitase fielmente las características de uno de tubo clásico. El primer modelo sale al mercado en 1935, aunque parezca extraño, este instrumento no fue bien recibido por los artistas de blues de la época, pero si por los de jazz, músicos como "Will" Bill Davies o Milt Buckner en los 40. En los sesenta y setenta, el soul es pareja indiscutible del hammond y el mismisimo James Brown es un acérrimo seguidor de este instrumento, llegando a grabar varios discos con él. En los setenta, alcanza su protagonismo más destacado en su faceta rock, donde los intérpretes de órgano llegaron a rivalizar con los de guitarra. En la actualidad vuelve a formar parte del repertorio de cualquier artista progresivo.




Charlie 72