8 may. 2011

Filosofía evolutiva.

Todo cuanto hemos creado se nos  vuelve extraño a la vez que endemoniadamente absurdo, cuando el transcurso del inexorable tiempo lo envuelve con ese manto raído y siempre demasiado viejo a los ojos del presente.


Lo que habíamos ansiado, anhelado,suplicado y luchado como si de una última batalla se tratase, se convierte en algo consumido, gastado, diríase que pensáramos; que tiempo tan malgastado el que dediqué a tan inútil labor.


Pero a la vez esta sensación de que todo lo de antaño es poco menos que una caricatura de lo que creemos que haríamos en el presente, es contrarrestada por otra de índole opuesto que le otrga al acto antiguo, un carácter sencillamente grandioso, único, mágico, como si el halo melancólico que en ello va intrínseco, lo dotara de una especie de rango superior al de cualquier acto presente.


Es interesante afrontar las dos posturas que adoptamos frente al mismo tema.
¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? ¿No volveré a cometer los errores del ayer?
¿O es solo la óptica personal la que se decanta por uno u otro pensamiento creando así ese equilibrio imprescindible en nuestra ruta vital?




Charlie72